domingo, 22 de marzo de 2009

Urticaria académica. Una alergia a lo ineludible.



Urticaria académica.

Una alergia a lo ineludible.

Aunque sea bajo otro estandarte, y portando un título distinto, aún me da alergia volver a mi antiguo templo del saber. Caminar hasta allá, no sólo me parece enormemente lejos ahora, sino que también, me hace recordar una serie de anécdotas, algunas buenas y otras malas, que me ocurrieron en ese lugar.

Por un lado, no sería recibido por nadie conocido puesto que ya titulados o expulsados todos emigraron a otros mundos, y por otro lado, no me sentiría en un lugar cómodo, si es que alguna vez lo fue. A veces pienso que la bofetada me la da la propia arquitectura del lugar, puesto que pasó de ser una bellísima casona provincial a un mausoleo del Cementerio General.

Son tantos los recuerdos que vienen de aquellos pasillos, donde el invierno muchas veces se eternizaba, obligándome a lucir mi mítica parca verde durante más tiempo que el normal. De ellos, por más hermosos que sean, se desprenden a ratos ondas de mala energía, sin que medie magia negra alguna.

Quizás no es magia sino falta de sensatez, debo ser honesto: el golpe más fuerte nace de mi sadomasoquismo, es mi propia mente la que me ataca cuando recuerdo que la Universidad existe. Ya me siento ajeno a aquel lugar, y lo único que me ata a él es que no he dado el examen de grado. Ahora bien, dilatar más ese asunto, sólo agravará el problema, puesto que mientras más tiempo pase, más distante me sentiré de aquel angustiante y depresivo entorno.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estamos en la misma etapa academica: egresados.
    YO tengo terror de tener que dar mi defensa de tesis. Pucha que cuesta el famoso cartoncito.

    Magician`s Nephew llega a estar cansado de criticar el sistema educativo

    ResponderEliminar
  3. Magician's Nephew: Sea como sea, debemos dar el mejor de nuestro esfuerzo para salir luego del cacho.

    Daniel Alberto Silanes Puentes tiene de en que saldremos bien.

    ResponderEliminar
  4. y me lo dices a mi... este ultimo mes he debido ir un par de veces, y si no fuera por la presencia de Nelsón en la entrada, que me recibe con el más cariñoso saludo cada vez que voy, me sentiría en un lugar completamente ajeno a mi vida... ya no existe el buzón interactivo, ni la palomera, ni los árboles bajo los cuales instalábamos mesas para "estudiar"... hasta los sanguruchos del tóxico ya no son lo que eran!!
    Al menos nos quedan los recuerdos, los buenos, los bizarros y los otros... y la esperanza que algún día podremos decir: soy licenciado!!!
    aahh, me inspiré jaja... un abrazote amigo!

    pd: no sé porqué me cambió el nombre esta custión, será tanto tiempo que ya no se ni como se usa?? jiji

    ResponderEliminar