miércoles, 25 de marzo de 2009

Crema de Baba de Caracol. Regeneración de un mito real.



Crema de Baba de Caracol.

Regeneración de un mito real.

Cuando chico solía oír la historia de un caracol, el cual era tratado como "arrastrado, baboso y maricón", esto último por ser hermafroditas cuyo concepto real nada tiene que ver con la homosexualidad, pero en cuentos y chistes lo adredemente incorrecto suele hacer la gracia.

Creo que mi padre se habría reído, aunque creo que al mismo tiempo la habría usado, puesto que su profesión, sus oficios y hobbies, lo mantenían con las manos dañadas, y que mejor que ayudar a una cicatrización y reparación de la piel un poquito más rápida y efectiva que lo habitual.

A la Crema de Caracol o Crema en Base a Baba de Caracol, se le atribuyen propiedades regenerativas y reparadoras en casos de: estrías, lineas de expresión, arrugas, cicatrices, quemaduras, manchas de embarazo, resequedad de la piel, acné, entre otros.

Si bien puedo decir que la crema funciona, porque la he probado y comprobado su efecto reparador en la piel, pero en ningún caso puedo decir que es milagrosa, en fin, digo esto porque cuesta hacer entender a algunos que ningún producto por más maravilloso que prometa ser, jamás tendrá efecto completos, perfectos, e instantáneos. Lamentablemente, esa fe depositada en una curación divina puede llevar a hacer estupideces que lejos de sanar una enfermedad puede que la empeore.

Existen tantos mitos y tantas realidades sobre la Crema de Caracol que a veces confunde. Poca gente sabe que no cualquier caracol sirve, y aún teniendo los caracoles correctos, no toda baba es útil, ya que es la baba que producen bajo estrés la que se usa en las cremas y no la que usan para arrastrarse. En relación a este punto, muchos prefieren no usar las cremas bajo consignas pro-defensa de los caracoles, sin ponerse a verificar o investigar un poco, sobre el real proceso de elaboración del producto, ya que siendo honestos, hay lugares donde evitan que los caracoles se sobre-estresen evitando la mortalidad, y otros en donde hasta son capaces de electrocutarlos repetidas veces hasta morir. Como en todo orden de cosa, siempre hay una cara negra del asunto, pero antes de juzgar, hay que ver en que lados el cuento es negro y en que lados es blanco, no todo es mafia en el mundo.

Ahora bien, ¿porqué la crema y no sólo baba?, porque la baba dura muy poco tiempo al aire libre, se descompone rápido, y serán los preservantes y aditivos incorporados los que proyectan la vida útil de ésta a meses.

Si alguien quiere comprar crema obtenida a través de masajes no asesinos a los caracoles, o averiguar un poco más sobre el tema, pueden comunicarse con Silvana Valdivia de "Caracolas de Valdivia" al teléfono móvil (98) 972 24 10, o al correo caracolasdevaldivia@gmail.com

Mencionen mi blog, en una de esas me gano una comisión de venta, jajajaja.

2 comentarios:

  1. Cuando era escolar básica me pudieron un caracol en la cara, porque les tenia miedo, de ahí que no soporto la crema :S



    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Male: Ufff, debió ser una experiencia demasiado traumática. Yo le tengo fobias a las arañas y me han hecho un par de bromas bastante infartante así que te entiendo.

    Ojalá algún día logres superar aquel trauma dejando atrás esa fobia.

    Daniel Alberto Silanes Puentes agradece tu visita.

    ResponderEliminar