lunes, 3 de diciembre de 2007

El fino arte de la ironía.


El fino arte de la ironía.


Hace unos días mi hermano me hizo recordar que es mejor contar hasta 10 antes de hacer algo. Todo se debió a que recibí una noticia de esas que molestan, no por el mal ocurrido, sino que porque ocurrió lo que más de una vez se le advirtió a medio mundo que ocurriría.

Ante las malas noticias mi primera reacción fue de mandar a la cresta al causante, incluso estuve a punto de llegar al extremo de que si me topaba frente a frente con el sujeto, le habría dicho “¿Tiene lápiz y papel?, anote para la querella: 1.- Maricón, 2.- Ladrón, 3.- Mentiroso, etc.”. Por fortuna para él, nuestros caminos jamás se cruzaron, y eso me dio tiempo para dar una respuesta más acorde con mi personalidad.

Con un poco de ayuda y orientación de mis amistades leguleyas de más confianza respecto a las posibles acciones judiciales de carácter vengativo, más mi abundante creatividad excitada por mi molestia, logré redactar una hermosa carta que en su origen era de “Injurias y Calumnias con Publicidad”, pero que degeneró en “Alabanzas y Lamidas de Patas con Reconocimiento Social”.

Al final del día, ya redactada la carta, mi hermano me hizo ver que con la cabeza fría funciono de una manera mucho más sutil y divertida.

Para que se rían tanto como yo, les adjunto mi obra de arte:


Señor:
xxxxxxxxxxxxxxxxxx.
PRESENTE.

Mi muy desestimado, mal comprendido y atropellado:

Corríjame si estoy equivocado, pero creo que ya somos adultos para andar jugando a las amenazas, y bueno, ni usted ni yo tenemos el ánimo de perder el tiempo y dinero en una querella de su parte; desde su perspectiva tómelo como un ahorro de los más de $700.000, que se ha ganado con el sudor de su frente, trabajando por esta comunidad de sol a sol, desgastándose, perdiendo horas de sueño, resolviendo los problemas de manera oportuna, dando cuenta real y detallada de cada una de sus acciones, con una sinceridad y honestidad directa y permanente muy escasa en este cínico país.

Pero el tema principal de mi epístola no cae en el ámbito de lo judicial, sino que más bien, en la preocupación sana de un vecino de toda la vida, y en el deber ético y moral de ayuda de un gran admirador, cuando su ícono anuncia públicamente que está en peligro tal como manifiesta en su última circular. Ya que enfrenta severos problemas con grupos de ánimos tan exaltados que hasta parecen subversivos, dignos de Al-Qaeda, que lo amenazan y lo torturan con hacerlo cumplir la ley, poniendo en duda su permanente legalidad, permítame darle dos consejos muy sinceros y útiles: lidocaína al 2%, el cual es un excelente anestésico local, y lubricante KY, que permite una gran dilatación anal. Así no le dolerá cuando esos entes conspiradores le ordenen meterse sus comentarios por donde usted ya sabe, y bueno, más de algún zapato perdido podrá entrar suavecito.

Usted me conoce muy bien, es más, conoce a mi familia desde antes que yo fuese proyecto de existencia, y por tanto asumo y presumo que tiene más que claro que yo no pertenezco al grupo de los que piden su cabeza, ni tampoco me identifico con las personas agresivas que todo lo solucionan a través de los puños, así que puede perder cuidado conmigo. Aunque un poco “freak” soy una persona aterrizada que se seguirá manteniendo indiferente del gran lío suscitado, ya que yo nunca le pedí “Peras al Olmo”, y para bien o para mal siempre intuí que esto podría ocurrir. Pero yo puedo hablar por mí, y no por el resto de la comunidad, así que considere realmente mi propuesta de la lidocaína y el lubricante KY, es más, tome en cuenta que: no requieren receta médica, muy rara vez generan irritación, y es una alternativa económica que demás podrá solventar con aquellos $700.000 que están en su poder, ¿qué mejor?

Respecto a las habladurías y persecuciones, no es de extrañar que aparezcan cuando se está en un cargo de poder por tanto tiempo, pero no “nos veamos la suerte entre Gitanos” ¿acaso usted nunca ha hablado mal de nadie?, ¿acaso todos los vecinos le caen bien?, ¿acaso nunca ha tenido un pensamiento más o menos negro y macabro?, ¿acaso nunca recurrió a los puños para defender un ideal?, yo supongo que sí, después de todo es humano, al menos en apariencia.

Esta situación me hace recordar la genial obra de William Shakespeare llamada Hamlet, en una de sus principales escenas, es el mismo Hamlet quien clama: “[c]uántos accidentes ocurren, todos me acusan, excitando a la venganza mi adormecido aliento. ¿Qué es el hombre que funda su mayor felicidad y emplea todo su tiempo sólo en dormir y alimentarse? Es un bruto y no más”. Con eso quiero decir, que si al príncipe se le culpa de todo, ¿qué queda para quien hace las veces de Presidente del Comité de Administración y Administrador al mismo tiempo?, espero que no desespere porque mucho no se puede hacer, recuerde que no hay mejor defensa que la verdad y la conciencia limpia. Disfrute la bendición y recompensa que da el terminar el día, tranquilo bajo el pensamiento que se dio lo mejor de sí mismo, dentro de lo que nos fue posible.

Aún no entiendo el egoísmo y la ingratitud, de quienes no comprenden que usted ha sido el más grande benefactor de nuestra comunidad, haciendo grandes donaciones de dinero, trabajando de una manera tan desprendida que lo convierten en un gran “Santo en Vida”. Después de todo, recordando toda nuestra historia en lo que a la Administración respecta, ha regalado más de $1.950.000 a la comunidad, en un acto que francamente emociona hasta las lágrimas, y que créame que se tendrá en antecedente en su próximo proceso de Beatificación. Es absolutamente admirable su nobleza, su sacrificio, su constancia, lástima que a cambio se reciba infamias y señalamientos con el dedo. Pero insisto majaderamente, no desespere amigo mío, en el día del Juicio Final, usted se encontrará frente a Dios, por su gran obra.

Desde el fondo de mi alma, puedo confesar que quedé muy angustiado y consternado cuando leí con detención la Circular 02-07, ya que hay algo en lo que no estoy del todo de acuerdo, usted está preocupado por el deterioro de su imagen, y aún así le pide a los comuneros prácticamente que se delaten los unos a los otros, discúlpeme, pero desde el Jardín de Infancia, que se nos enseña que por ser acusete queda “cara de cuete”, ¿podría resultar que el remedio sea peor que la enfermedad?, ¿no cree usted que se está llegando demasiado lejos, incluso a niveles infantiles?. Ojo, que el planteamiento viene de alguien muy infantil, con un tejado más que quebrado.

Tómelo de la siguiente manera: lo que mi padre habría visto con rencor, yo me lo tomo con humor. Relájese, tómese las cosas con calma y humor, sonría, sea feliz, descanse, no permita que nada apague su alegría, es más, unas vacaciones en Mamiña hasta Enero le harían bastante bien, aunque una persona trabajólica como usted rara vez se da esos lujos.

Sin nada más que agregar, se despide inmaduramente, alguien que sí dice las cosas de frente y las repite y las repite, y no cambia de versión según lo que convenga, debe ser por su instrucción “Vasca, Burra y Porfiada”.





________________________________
Daniel Alberto Silanes Puentes.
El autoproclamado Presidente y
Administrador de su Fan’s Club.

2 comentarios:

  1. mmm comentara penca e ineficientemente :( ... lo q pasa es qne no entendí... la carta es larga... y en epoca de examenes no me da el seso...

    en fin saludos

    ResponderEliminar
  2. Sebastián Leroy: Si, debe ser por la época de los exámenes. te invito a releerla en Enero.

    Si te sirve de consuelo, el pelotudo del destinatario creyó que lo estaba apoyando y fue tan tonto que se puso a criticar a mi hermano frente a mi. En haber desatinados ¿ah?

    Un abrazote, y suerte con las pruebas.

    Daniel Alberto Silanes Puentes te desea lo mejor.

    ResponderEliminar