jueves, 6 de diciembre de 2007

Fiestas, Árboles y Deseos. Un lento camino a la Navidad.


Fiestas, Árboles y Deseos.

Un lento camino a la Navidad.

El día de ayer, se repitió tres veces la palabra Navidad a lo largo del día, sin embargo, en ninguna de esas situaciones tuvo el mismo significado.

La primera vez que la escuché durante el día fue para la fiesta de Navidad que se hará en el edificio donde resido, la cual pretende que los vecinos se conozcan y se unan por el objetivo común de alegrar a los niños, dejando atrás diferencias de opinión. En lo personal me parece una idea excelente, tengo muchas ganas de asistir a esa fiesta, a lo menos un rato, pero es una pena que no tenga ninguna característica artística que entretenga a un impúber: no canto, no bailo, no cuento chistes, no actúo, no hago voces, no se me ocurriría un libreto para una obra de títeres o marionetas, en fin, no se me ocurre nada de nada.

La segunda ocasión en que escuché la palabra Navidad, fue en una conversación familiar sobre quién armaría el árbol, y de qué colores sería este año. La primera cuestión se resolvió de la misma forma que el año pasado, mi hermano Juan Pablo se comprometió a armarlo y decorarlo, pero al final, fue mi hermano Javier quien armó el árbol, y yo quien lo decoró, no sin antes enrostrarle a nuestro querido hermano menor el hecho de que ya se le está haciendo costumbre decir que hará algo, esperar a que lo haga el resto, y luego reclamar lo mal que lo hicieron.

Respecto a decorar el árbol no me quejo, porque es algo fácil y entretenido. Quizás lo que me tuvo complicado por un rato fue decidir de qué color sería este año; las opciones eran: rojo, dorado, azul, o una mezcla de esos colores. Como la misión de decorarlo la terminé cumpliendo yo, es decir, personalmente me tocó colgar las bolas, opté por el típico estilo de Mall el cual combina esferas rojas y doradas con algunas otras decoraciones del mismo color.

Mañana vendrá la parte de decorar el resto de la casa, y estoy 100% seguro que al final será Javier el que decorará los muebles, la puerta, y el espacio que hay bajo el árbol (donde supongo que mi Príncipe Cascanueces hará guardia). ¿Y qué hará Juan Pablo? pues instalar su tren navideño, rodeando el árbol y el pesebre (y de paso quejarse por algo).

Por otro lado, la tercera instancia en que apareció la palabra Navidad fue en MSN, cuándo un amigo me preguntó que qué había pedido para estas fiestas. Pensando que él me preguntaba por la típica navidad comercial, mi respuesta fue que hace mucho tiempo que no pido nada. Mi amigo me replicó con unas palabras que me llevaron al otro extremo del concepto, es decir, a lo religioso y espiritual de la fecha, y extrañamente mi respuesta no varió, puesto que no se me ocurre nada espiritual que pedir: tengo una familia unida a pesar de muchas dificultades, la salud de mi madre está mejorando gracias al tratamiento, mi hermano chico encontró trabajo y el de al medio aún busca pero no desespera, mi gato para tener 16 años está mucho mejor de lo que debería, estoy terminado mi carrera, las deudas lentamente se han ido pagando, tengo buenos arrendatarios, tengo un techo donde vivir, tengo buenos amigos y amigas, etc.

Ahondando sobre lo que ya poseo y mi incapacidad al decidir que pedir, creo que se debe a que hace muchísimo tiempo que recé por cada uno de esos temas, y en algunos casos que se tornaron en prioridades de vida o muerte los rezos eran sucesivos a lo largo de un mes o un año, así que ya todo lo deseable está pedido de manera muy constante. Por otro lado, estoy muy feliz porque puedo dar gracias a Dios por lo que tengo; aún cuando algunas peticiones se demoraron 15 años en cumplirse, todas se cumplieron o se están cumpliendo por fin.

Por último, pasando a otro tema sobre la Navidad, he llegado a pensar que el mejor villancico debería ser "Cumpleaños Feliz", después de todo, el sentido propio de la fecha es exactamente la celebración del natalicio de Jesús.

4 comentarios:

  1. me encantó el post, muy bueno, felicitaciones.

    bastante espiritual...

    adios

    pd: hay alguna posibilidad que saques la confirmacion de la palabra q aparece en pantalla al postiar... es solo una comodidad de mi parte.

    ResponderEliminar
  2. Sebastián Leroy: Gracias, que rico recibir felicitaciones después de tener el honor de salir en tu fotolog como el hombre que te hace ver mojado.

    Respecto a la posibilidad, una vez lo hice y un computador me colocó 15 comentarios sobre no sé que cosa publicitaria, y tuve que reactivar el sistema y borrar los comentarios del bot, uno a uno.

    Así que sorry, prefiero que el que tenga intenciones de comentar al menos me acredite que es ser humano pensante y responsable de su opinión.

    Daniel Alberto Silanes Puentes es botfóbico.

    ResponderEliminar
  3. Dannnnnnnnnnnieel! Que gusto volver a leerte!
    En relación a esto que contás, personalmente creo que la navidad puede ser disfrutada desde muchísimos puntos de vista.
    Desde los más ortodoxos capitalistas, pasando por los religiosos hasta llegar a los excepticos pueden darle un valor lógico al levantar la copa a las 00Hs., al comer cuan arrollado y pollo se cruce por el camino, al juntarse con la familia querida y la no tanto.. .
    Personalmente soy una de esos que le gusta juntarse con gente que quiere a comer mucho y a tomar bebidas preciosamente alcoholicas, sin creer en nada que tenga que ver con la iglesia.
    Te mando mis saludos y mis abrazos porteños,
    Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
  4. Lua: Que rico que hayas resucitado en la vida virtual, realmente se te extrañaba.

    Respecto a tu forma de celebrar la Navidad, es más o menos la que sigue la generalidad de la gente. Acá al final si bien siempre nos proponemos algo distinto optamos por una cena familiar y luego por hacer City Tour a la casa de los familiares.

    Un abrazote,

    Daniel Alberto Silanes Puentes se rie porque las predicciones hechas en este post se cumplieron (sobre decorar la casa)

    ResponderEliminar