jueves, 12 de marzo de 2009

Danza Macabra. Un cuadro de lejanía forzada.


Danza Macabra.

Un cuadro de lejanía forzada.

Al ritmo de Danza Macabra de Saint-Saêns un idea baila en mi cabeza, exhibiendo una cadena de imágenes digna de una novela de suspenso.

Por una parte creo que ya me acostumbré a la idea de que una madre pueda llegar a ser tan manipuladora para lograr sus egoístas objetivos, que elabore todo un plan de supuestas vacaciones por el mundo, y con ello retener ilegalmente a su propio hijo, con el sólo propósito de cortar nexos con la familia paterna, sin importar siquiera que está apostando algo tan sagrado como lo es con la sanidad mental de su propia sangre. Pero por otra, no asimilo la idea de que menores de edad tengan que pagar, a costa de sus propios sentimientos, todos y cada uno de los inconscientes y estúpidos errores de dos padres más tercos que una mula, y eso cosa de ver algunos casos de divorcio donde el hijo pierde la calidad de tal, y se transforma en un mero trofeo de guerra.

El cuadro que me perturba muestra que mientras la despreocupada progenitora, teje los hilos de su venganza, cuál viuda negra, sembrando odio y resentimiento en la pequeña psiquis de su hijo, al otro lado del mundo, hay a un padre indolente que toma el camino fácil cuando la respuesta no es de aquellas que el quiere, por el burdo temor al rechazo, a su lado hay una mujer que sólo puede consolar y dar consejos, un abuelo decepcionado de la justicia de los hombres y de la justicia divina, una abuela que en vez de ayudar sólo restrega y aumenta las culpas, dos hermanos que manifiestan su tristeza empleando diversos medios, siendo las más perjudicados del asunto, y unos pocos tíos y tías, menos de lo que un ideal gustaría, buscando alguna señal de humo y rogándole a Dios por un poquito de esperanza.

Y así están todos los personajes de mi imagen, cada uno en su propio salón, cada uno en su propio baile, pero todos danzando el mismo ritmo, el ritmo de la Danza Macabra, organizada a la falta de humanidad de una madre distorsionada.


2 comentarios:

  1. Bueno eso es cierto, a veces el silencio mata la comunicacion pero es divertido correr riesgos y seguir nuestros instintos ademas no podemos evitar equivocarnos!!!

    Pd: Siempre eres bienvenido en "El pais de la Maravillas"

    ResponderEliminar
  2. Soy la que no buscas: Si, aunque no lo creas, esta semana mi familia y yo nos vimos forzados a correr muchísimos riesgos, y especialmente en un tema que inspiró este post, así que tus palabras han llegado casi como señal divina justo en el momento adecuado.

    Tu también eres bienvenida en mis patinadas de coco.

    Daniel Alberto Silanes Puentes agradece tu visita.

    ResponderEliminar