lunes, 26 de abril de 2010

Aquel vestido, el vestido aquel.


Aquel vestido,
el vestido aquel.

Han pasado más de 23 años, desde que vi una imagen que me quedó marcada, y que esperé volver desde aquel día. Tanto tiempo pasó, que cuando hablaba del vestido que había visto, era casi una leyenda, practicamante una invención, algo muy lejano a la realidad.

Por esas cosas que sólo Dios comprende, buscando algo nada que ver, di con una foto que capturó para siempre lo que vi cuando niño, un vestido de cortina que si valía la pena ver.


1 comentario:

  1. Tienes razón , sólo Dios comprende por qué una foto tan fea te capturó por siempre :S

    Sebastián no te comprende ... esta vez.

    ResponderEliminar