domingo, 15 de marzo de 2009

El baúl de la abuela, y sus pedacitos de historia.


El baúl de la abuela,

y sus pedacitos de historia.

Existe una historia, que habla de mi, que habla del resto, que habla de pocos, que habla de muchos, y que he demorado la mitad de mi vida en desvelar en parte.

El primer paso en mi caminar a través de las intrincadas ramas de mi árbol, lo dí gracias a mi abuela paterna sin siquiera habérselo pedido jamás, puesto que fueron sus cajas de recuerdos que estaban repletas de cuanto trozito de papel con sentimientos llegó a sus manos, las que me ayudaron. Luego, armado de valor me contacté con tanta gente cercana de parentesco pero que no sabían quién era yo, quienes me convirtieron en testigo de tantas uniones y distancias, sin haberlo querido.

Me hice consciente de la gran diferencia de edad que se puede producir entre las distintas ramas de la familia, por más que estuviésemos al mismo nivel; y aún me cuesta explicar a muchos, el porqué un primo de un lado puede tener 90 años, mientras que el primo del otro extremo puede estar recién parido.

Leí mucho, vi muchas fotos, escuché muchas historias, hablé con mucha gente, conocí a grandes amigos y parientes, y recibí algunas bofetadas y pachotadas también, sin embargo, aunque han existido pausas en mi hurgar genealógico, esa investigación jamás se ha detenido.

En fin, aprendí tanto, y a la vez, es tan poco lo que sé, he avanzado mucho, y a la vez he recorrido poco, todo respecto a una historia que aunque descubramos su principio, jamás tendrá fin.

Parte de esta historia, aunque con algunos pasajes privados para la mayoría, está en un bello aunque un poco olvidado lugar virtual, llamado My Heritage.

4 comentarios:

  1. Sonó poetico tu escrito. A mí nunca me ha urgar en parentescos sanguineos. Me basta con mi extensa familia, xd en la cual muchas veces olvido los nombres XDXD.

    Macician`s Nephew cree que los lazos que más importan son los del alma.

    ResponderEliminar
  2. Magician's Nephew:Son pocos los que comparten mi curiosidad, eso e simposible de dudar, y si bien lo majerores nexos son los del alma, cuando estudias cosas del pasado, te permite descubrir algunas cosas raras, como por ejemplo, patrones de conducta similares entre personas que jamas se han visto en su vida, pero que tienen ascendientes en común, a veces cadenas de enfermedades hereditarias, o descubres familias que aún están peleadas por peleaas de sus bisabuelos, lo depredeadora que es la gente respecto a las herencias, algúnos lios de faldas, algunos casos graciosos de ovejas negras para una parte de la familia, que es oveja blanca para el resto, descubriendo así el poder de la genética, la mayoría de la diversidad de personas, el poder del entorno como determinante de tu caracter, y lo compleja de las relaciones familiares.

    Un abrazote.

    Daniel Alberto Silanes Puentes cree que a veces una foto dice más que una enciclopedia.

    ResponderEliminar
  3. Das buenos argumentos sobre el por qué indagar en tu historia familiar. Yo me adentré en ella hasta llegar a mis padres, y mi abuela, y ya eso me sirvió bastante para descubrir patrones y formas de comportamiento (hasta una vez me hicieron redactar un ensayo al respecto en la universidad); al menos psicológicamente, para uno mismo, es lo óptimo, y con eso logras comprender un 80% la situación (hablo de mi experiencia), talvez no tanto en enfermedades hereditarias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Quizás es deformación profesional. Los abogados nos vamos por las ramas, juajuajuajua.

    Daniel Alberto Silanes Puentes pronto será abogado.

    ResponderEliminar