miércoles, 2 de abril de 2008

Asumiendo lo dicho y escrito. Un WEON MEDIOCRE decidiendo.


Asumiendo lo dicho y escrito.
Un WEON MEDIOCRE decidiendo.

Debido a que durante los últimos días mi conexión ha estado un poco más estable que antes, he decido publicar el primer post de este año. Sé que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escribí algo, pero como bien le consta a mi querida amiga Anita León, hasta la página más liviana se demoraba minutos en cargar y más de una vez aparecía el temido error "No se pudo mostrar la página". No vale la pena relatar las respuestas del servicio técnico, pues ya sé que todos los que han tenido VTR, Telefónica, o alguna conexión a través de la Megavía, las conocen de memoria.

Pude haber relatado tantas cosas, como por ejemplo mi experiencia atendiendo mujeres robustas, o el susto que mi familia y yo pasamos cuando cayó un rayo en el techo del edificio, lo que pasó en mi cumpleaños, entre otras cosas. Pero hoy no ando de ganas para hablar de esos temas, sino que transita por mi mente una sola idea, y se relaciona con la cobardía cibernética.

Bajo este medio la privacidad se transforma un lujo, puesto que nuestros datos personales son robados, transferidos, comercializados, y vulnerados, bajo protecciones deficientes ya sea en lo jurídico como en lo tecnológico. Aún así, el anonimato es posible, y bastante empleado, y de la manera en que se ha ido utilizando en mis blogs, me molesta.

Cuando opté por permitir en anonimato en mis páginas, era con el fin de no obligar a crear una cuenta blogger, google, o de otra índole, para que la gente pudiera publicar comentarios, como ocurre con otras páginas como Fotolog. Lamentablemente, un par de sujetos de vez en cuando han publicado comentarios en donde me critican por mi forma de ser o pensar, aún sin conocerme en persona, sacando lecturas dobles de mis post, o exigiendo patudamente algún tipo de comportamiento o conducta de mi parte, y como son tan valientes recurren al anonimato, dándome la sensación de estar respondiéndole a una persona que me grita o insulta escondido tras los matorrales durante la noche.

Me cansé de la lata de leer ese tipo cobarde de mensajes, y ojo que me refiero sólo a los mensajes cobardes. Hay quienes me han criticado, me han pedido explicaciones, o me han manifestado sus diferencias de opinión pero bajo algún tipo de identificación, y por tanto, cuando les respondo, siento que le hablo a alguien. Me da igual si firma con nombre y apellido, o lo hace bajo un nickname, sobrenombre, o apodo; lo que vale es que a lo menos la persona que formula su disconformidad lo hace diciendo que es ella quien opina distinto, y no "alguien por ahí".

Además, me parece que quien usa el anonimato y ni siquiera es capaz de poner un seudónimo al firmar, no puede exigir responsabilidad alguna cuándo él mismo trata de excusarse de la responsabilidad de sus palabras.

Tengo muy claro que el usar un nickname o seudónimo, puede ser entre comillas igual de reprochable, ya que el sujeto está enmascarado bajo un nombre que mucha veces no dice nada, y que por tanto jamás se ha de tener clara su identidad real. Sin embargo, por lo menos está firmando lo que dice, por tanto, me da la posibilidad de responder a una persona que podré identificar más tarde si se vuelve a presentar firmando bajo el mismo nick.

Por sanidad mental y con el fin de no perder tanto tiempo, es que cambié las propiedades de mis blogs, para que sólo personas que se identifiquen puedan comentar en ellos.

Por último, y con especial cariño para quien me trató de "WEON MEDIOCRE Y POCO ATERRIZADO", en mi abandonado otro blog, muchas gracias por ayudarme a tomar esta decisión. Si se registra en Blogger, OpenID, o Google, para seguir criticando infundadamente, le ruego a usted que si no es tan valiente de poner su nombre y apellido real, por favor firme con un nickname que me permita identificarlo fácilmente, algo así como "WEON MARACO".

3 comentarios:

  1. amiko mio de mi como decía Ogú, lamentablemente cobardes hay en todas partes... se las dan de super por poner lo que piensan, pero no son capaces de dar la cara, sino recuerda lo que me pasó hace poco más de 2 años en que una supuesta "amiga" me escribía estupideces en mi blog. Que agradezca que nunca quise mandar a la brigada del ciber crimen toda la info (teniendo algunos contactos para hacerlo) y no haber llegado directo a su casa a decirle unas cuantas en su cara.

    De ahí tomé la política del si no tiene nombre, no existe y si no existe no vale... Claro que para evitar malos ratos por las puras tuve que optar a eliminar los comentarios anónimos, facebook cerrado, nada de fotologs ni cosas por el estilo. Mis amigos saben quien soy y es lo único que me interesa... el resto que se vayan a donde quieran

    Un besote, se te extraña por msn.

    ResponderEliminar
  2. María José: Tienes toda la razón, sin nombre no hay opinión. jajajaja

    Daniel Alberto Silanes Puentes comprobvando si tiene velocidad decente.

    ResponderEliminar
  3. ya, pero.. tranquilo papá! jajaj

    hablando en serio, es verdad q molestan ese tipo de personas.. tambien las he tenido en mis blogs...
    y es una lata... asi q fue una decision bien tomada...

    sebastian te saluda y se despide.

    ResponderEliminar