miércoles, 3 de enero de 2007

Un simple mensaje, una rara tincada.


Un simple mensaje,

una rara tincada.

FUENTE: "El Patinador de Cocos".

Hay veces en que uno tiene extrañas sensaciones, llámese tincada, presentimiento o clarividencia, y que ser lejos de una mera sugestión suelen ser avisos de situaciones reales. Teorías sobre el fenómeno hay muchas y ponerse a debatir sobre éstas en este post carece de sentido.

Mientras celebraba el año nuevo, me dí un poco de tiempo para enviar mensajes a los celulares de personas que estaban en mi mente y en mi corazón, ya que no tenía suficientes minutos para llamarlos a todos, y a parte no tenía paciencia para escuchar etílicas respuestas (sin ánimos de ofender ni de injuriar a nadie). Como era de esperar en un día tan especial, las lineas telefónicas estaban colapsadas, así que a una gran parte de mis mensajes eran devueltos con un código de error bajo la sutil sugerencia de que intentara más tarde.

Para ser franco, no me extrañó que los mensajes revotaran y me daba mucha lata insistir en reenviarlos, así que no lo hice por la sencilla razón de que tenía miles de otras vías para saludar, y que el saludo no era realmente urgente. Sin embargo, hubo tres contactos en lo que yo sentía que debía catetear un poco más y al menos intentarlo un par de veces, ¿por qué?, francamente no sé, simplemente me dio la "tincada" que debía reenviar el mensaje y si era tan importante como lo sentía, Dios se encargaría de hacerlo llegar en esa oportunidad.

De esos tres contactos, sólo uno se envió casi instantáneamente, y como han de suponer, ese mensaje por Dios que era urgente, importante, imprescindible, e increíblemente sanador.

Para muchos esto quizás sea una mera casualidad o un mero "chiripazo", sin embargo, tanto para el destinatario de ese mensaje, como para mi, habrá una mágica conexión y un bendito significado en ese momento. No saben cuanto me alegro de haber insistido, aunque más me alegró el efecto de mi insistencia.

Sin duda que algo tan simple como un pequeño saludo, una sonrisa, o un simple gesto amable, no sólo nos hace la vida más simple, sino que también nos otorgan herramientas para enfrentar nuestro día a día con otra perspectiva.

Desde ahora le haré más caso a mis "tincadas", total, con muchas de ellas no tengo nada que perder, y ofrecen mucho que ganar.

8 comentarios:

  1. Hola:

    Como alguna vez lei todo pasa por algo y la casualidad es demasiado casual para serlo.

    Besitos y gracias!!

    P.D: es el colmo que nom sepas de audienica de pensión, malo ahora voy a tener que estudiarlas!!!

    ResponderEliminar
  2. Alezita: Si, tienes toda la razón. Todo pasa por algo.

    Respecto a lo de la pensión, si averiguas me avisas ya que yo tengo una audiencia de esas el 9 de Febrero.

    Nos vemos,

    Daniel Alberto Silanes Puentes es una juguera en clínicas.

    ResponderEliminar
  3. verito_mckay1:01 p. m.

    Pues claro que debes hacerle caso a tus "tincadas", esas son las demostraciones de nuestro 6º sentido, el corazón nuca se equivoca, solo que a veces somos nosotros quienes no sabemos interpretarlo bien.

    Un beso enorme, cuidate mucho y espero ya estés disfrutando de tus merecidas vaciones (lo de clínica es tema aparte =)

    ResponderEliminar
  4. Por algo pasan las cosas, solo una duda, me imagino que "tincadas", a de ser algo como presentimiento o como en el otro comentario es un el llamado sexto sentido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Estimado Daniel.

    Deseo hacerle saber que he enlazado su bitacora desde mi blog, espero que se encuentre bien!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Verito_Mckay: Es bastante difícil interpretarlas, pero bueno, todo ocurre por algo.

    Un abrazote, quizás nos vemos mañana, ya que quedé de juntarme con la Paula.

    Avila: Si, las "tincadas", son una especie de presentimiento.

    Di Stefano Derek: Muchas gracias, eres muy amable. Estoy bien, espero que tu también estés bien.

    Daniel Alberto Silanes Puentes por fin les pudo responder sus comentarios.

    ResponderEliminar
  7. Algo tarde llego para dejar una flor por esa unión de mentes :)

    ResponderEliminar
  8. Maga: Nunca es tarde para llegar con una flor, puesto que aún marchitas reflejan su intención.

    Un abrazote enorme.

    Daniel Alberto Silanes Puentes conectado.

    ResponderEliminar