viernes, 18 de agosto de 2006

Historias de Calientacamas.


Historias de Calientacamas.


Si no fuera por la maravillosa y electrocutante tecnología del calientacamas, me costaría bastante conciliar el sueño durante las frías noches invernales, generando aún más estragos en mis asumidos y acostumbrados trastornos del sueño, incluyendo aquellas terroríficas y muchas veces divertidas alucinaciones hipnagógicas.

Para quienes no saben lo que es un calientacamas, es una especie de sábana o frazada, que se coloca sobre el colchón y bajo las sábanas, el cual calienta la cama. Para muchos debe resultar extraño que yo explique en mi blog lo que son estos aparatos, teniendo un nombre y denominación tan obvias, pero ya tuve la experiencia de sufrir un malentendido por no explicarlo: Hace tiempo yo tenía la costumbre de chatear en varias páginas internacionales, una vez estuve chateando con una mujer centroamericana muy simpática, a quien agregué a MSN, un día le pedí que me diera unos minutos para ir a encender mi calientacamas mientras chateabamos. Cuando volví al computador me encontré con una declaración de 5 lineas, en donde era calificado de asqueroso, depravado, degenerado, etc. etc. por usar ese tipo que cochinadas sexuales. Nunca más la vi en línea y en la sección de privacidad figuraba como que ya no estaba en su lista de amigos, por lo que todos debemos deducir, que aquella dama, cuyo nombre no vale la pena señalar acá, me eliminó y me bloqueó porque pensó que yo poco más estaba encendiendo una máquina masturbadora.

El primer calientacamas que tuve no tenía funcionalidades masturbatorias, era la típica sabana peluda y algodonosa de marca Scaldasonno, y puedo decir que era mio ya que lo pagué tras una semana y media de hacer largas sesiones de tarot, que no sólo me sirvieron para lograr mi cometido de dormir con agrado sino que también para pulir mi labor como tarotista. Recuerdo que lo compré junto a mi madre y mis hermanos en un Homecenter Sodimac, ya que en ese lugar estaba en oferta (nada de tonto). Me atendió la típica promotora buenamoza destinada a distraerte con sus encantos para que no preguntes mucho por el producto, quien tras listarme todas las características de lo que vendía me preguntó amablemente si yo tenía una prótesis metálica en el cuerpo porque sino no me lo podría vender. Quedé PLOP, ¿a todos les preguntan lo mismo?

Cuando llegué con el preciado instrumento a mi casa, la primera reacción de mi padre fue dejar la puerta abierta tras de mi porque estaba esperando a la guatona rusa; el hecho de que don Scandassono no viniera con la gorda incluida generó una gran decepción familiar, a nivel tan serio que se consideró demandar a la importadora del producto. Es por eso que durante mucho tiempo a mi fiel compañero calientacamas lo llamaba tiernamente, "Mi guatona".

La guatona era parte de mi vida, pero tenía que mantenerla, es por eso que al comenzar cada invierno iba precavidamente al servicio técnico de Imetec (Mar del Sur) para que chequearan el buen funcionamiento del calientacamas. Yo era bastante cuidadoso así que jamás tuve un problema, además, después de ver tanto incendio en la TV producto del mal uso de estos elementos me vino una pequeña psicosis de estar durmiendo sobre una parrilla eléctrica y que por tanto no podía jugar con ella. Lamentablemente un año ocurrió lo que nos pasa a todos, mi guatona envejeció, se arrugó y se separó su piel de su cuerpo, por lo que fue llamada a jubilación. Mi hermano menor, con su gran buen corazón, evitando que algún indigente muriera asado eventualmente intentado usar el desvencijado Scaldasonno, procedió a destruir el enchufe del calientacamas, su electroblock, y retiró el cableado de las telas.

Ese mismo año, decidí cambiar de tecnología, y así fue como conseguí a mi actual flaca, un bello calientacamas marca Ghirosonno cuya característica más visible es que es tan delgado que se ven sus fibras de carbono, las cuales no son inflamables. Además, funciona a tan solo 12 volts, lo que lo hace más seguro aún. Incluso la mayor publicidad es que se puede mojar mientras está encendido y no hay peligro de electrocución; así que perfectamente me puede dar por orinarme en la cama sin peligro, jajajaja.

En todo caso, nunca se puede hablar de tanta maravilla porque aunque use poca electricidad, desde pequeño aprendí a tenerle respeto a la energía, no miedo pero si prudencia, por lo que de todas maneras soy en extremo cuidadoso con estos aparatos, tomando precauciones más extremas que las que salen en los propios manuales de uso. Un ejemplo concreto es que hace días noté que la luz del Dimmer pestañaba y la cama estaba fría, por lo que rápidamente apagué el Dimmer, desenchufé el transformador de la corriente, desconecté el calientacamas del Dimmer, y guardé todo en su caja original. Lo que de paso significó pasar una noche más helado que la cresta, llegando incluso a tiritar, pero prefería mil veces cagarme de frío a pasar algún peligro.

Horas más tarde, como es lógico de esperar, dejé a mi decaída flaca hospitalizada en el servicio técnico de U.S. One S.A. (servicio técnico autorizado según la garantía). Mi Ghirosonno se mejoró 24 horas después de llegada. Estoy feliz porque hoy dormiré calientito, me la devolvieron casi nueva, le reemplazaron todos los conectores, solucionándose así la falla.

Por suerte que soy cachurero y guardo las boletas, garantías y todo el papeleo de las cosas nuevas, porque quizás cuanto me habría salido la reparación de mi calientacamas.

10 comentarios:

  1. Sabes a quien te pareces para escribir? a JULIO CORTAZAR!!!!!! algo asi como lo cotidiano maravilloso! tienes influencia de él??
    para mi decirtelo es un halago en todo caso pq encuentro q escribe sensacional ese compadre...
    sobre el calienta camas es eso po... de algo super cotidiano tu creas toda una historia , incluso dandole caracter, personalidad, a ciertos aparatos..
    El humor tambien es parecido.. pero no niego q tengas mucha originalidad y mucho de artista para escribir estas cosas, pero serias un artista más racional.
    Encontre heavy de tu relato lo de las protesis metalicas.. "i had no idea..."

    Bueno. Eso. Me salio largo el comment.
    Saludos

    Escucho a Marcos Vidal ahora cuando caches mi blog entenderas...

    Chau

    ResponderEliminar
  2. No sé si Cortazar, le daría un marco más personal al temita..¡¡¡Sos un autentico Daniel Alberto Silanes Puentes!!!
    Le diste la vuelta de tuerca ideal a la cuestión. Más allá de la redacción, a guardar bajo llaves todos los documentos necesarios para que quede resguardada la garantía de tu bendito calientacama/s.
    Estoy algo agresiva esta noche, debe ser el cansancio.
    Te mando un besote grande grande, que descanses muy bien con tu calientacama/s, yo lo haré en Argentina con la estufa, algunas frasadas y algo de música.
    Muaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
  3. Hay que decir una cosa, Cortazar puede ser genial pero Daniel tú eres maravilloso, es muy cierto que la forma que tienes de relatar las cosas más simples y convertirlas en historias te sacan mas de una merecida sonrisa y te envuelven como el mejor de los relatos... Eres Único.

    La parte que tú amiga de Centroamérica confunde tu calientacamas con un aparato masturbatorio o sea, se nota que ella nunca ha sentido el frió de las noches de este lado del mundo.

    Tu papá esperaba una guatona rusa, que genial, pero que bueno que no venia incluida ¡¡¡¡te la imaginas en tu cama!!!! XD.

    La señorita, aparte de buenamoza metida en la vida ajena, que se cree haciéndote este tipo de preguntas.

    Nunca pensé que fueras tan escrupuloso con los aparatos eléctricos, pero esta bien que lo seas, eso también va para lo de guardar las boletas y garantías, porque aunque yo también soy súper chauchera, nunca guardo esas cosas...

    Anita quien también tiene un calientacamas pero no lo ha bautizado.

    ResponderEliminar
  4. Ains... mi calientacamas murió el invierno pasado!!! Aun no lo he reemplazado pero con tal relato, lo incorporaré en mi lista de "prioridades"

    Night night y claro, Sueños D'ni :)!

    ResponderEliminar
  5. Don Sebastián Leroy Céspedes: Me he quedado pensando y me he estado leyendo, para saber que tanta influencia de Julio Cortazar hay en mis escritos. Puede que ejerza alguna influencia ya que en el colegio me hicoeron leer mucho de él, así como también de borges y otros autores. Si quieres que te sea muy sincero, yo no busco parecerme a nadie, ni tampoco pretendo alejarme de nadie, simplemente me pongo a escribir y me dejo llevar, es tan solo eso. Ahora bien, que tan influenciado estoy trataré de analizarlo, ya que no lo descarto en lo absoluto.

    Muchas gracias, porque también lo considero un alago de tu parte.

    Lua: Muchas gracias por calificarme de auténtico, me siento muy alagado. Respecto a lo del giro genial de tuerca, es una cosa que te recomiendo bastante, guardar las garantías, pólizas, fácturas, boletas, recibos, órdenes de compra, etc. y todo papel que te sirva, muchas veces te servirá para obtener una reparación gratis o al menos rebajada, y con todas las características de seguridad que te mereces. Reconozco que a veces es mejor comprar un producto nuevo que mandarlo a reparar, pero si el producto llega malo a tu casa, o en menos de un año deja de funcionar, lo mínimo que debemos hacer es ejercer nuestro derecho a pataleo y obtener un producto nuevo que si funcione, o que te lo reparen gratis.

    Srta. Cookie hermana de Gatitys, representada legalmente por la Leona de la Frontera: Muchas gracias por tus palabras, en especial por lo de calificarme de maravilloso, coincido con que Cortazar es genial. Y respecto a lo de la guatona rusa, si me la imagino en mi cama, jajajajaja, y agradezco a Dios que no viniera incluida.

    De paso te recomiendo lo mismo que a Lua, mira que a mi me ha servido el ser cachurero y guarda-todo.

    Maga: Mucha suerte en tu TESIS, rezaré para que te saque una buena nota, mira que tanto Stress merece ser recompenzado. respecto a lo de tu calientacamas, creo que si amerita ser prioritario, aunque te recomiendo esperar a la ofertas. Sueños D'ni para ti también.

    Gracias a todos por sus comentarios, me dejaron reflexionando bastante, reflexiones para bien por su puesto. un abrazo a todos.

    Daniel Alberto Silanes Puentes contestó con absoluta sinceridad.

    ResponderEliminar
  6. me rei mucho con es tu escrito... cuentas muy entretenido algo bastante habitual...
    Que bueno que arreglaste tu calientacamas.
    Yo adoro el mio :P , sin él moriría de hipotermia jajaja De verdad ya no puedo dormir sin mi scaldasono :P

    Besos y cuidate...Chauu

    ResponderEliminar
  7. Yo he tenido un par: uno prestado por mi mamá y otro mío. El mio agarró patitas un verano hace ya algunos años.... no se que pasó, ni como desapareció de mi casa, pero así fue...me abandonó nuevecito de paquete, con sólo un invierno de uso :(
    Ahora he querido comprarme uno, pero me lo prohiben... como mi amor es electrico y pa peor bombero sabe que esas cosas fallan bastante más de lo que uno cree. No me quedará otra que recordar aquellos frios días en que mi cama estaba calientita al acostarme.. y no como ahora que se me pasa el sueño al meterme a ese refrigerador jaja

    ResponderEliminar
  8. Una wea si es cierta: cuando tuve el desatino de ver la famosisima pelicula freack "Las caras de la muerte" (version 1, ya que las demas son chantas), con la escena del difunto malandrin que el diablo tenga en su seno, yendose pal otro mundo en la sillla electric; genero tal panico en mi que no pude tocar un miserable enchufe por cosa de 3 meses...(menos mal ke vivia en una remota localidad rural con poco uso de la electricidad)...asi conmoci mi fobia a la energia electrica...electrofobia creo le dicen...el punto es: no puedo usar una manta electrica sin ke me de panico...y el panico puede hacer ke me mee...y si me meo potenciaria mi panico a la electricidad, con el guaracaso...entonces, yo y las mantas electricas somos un circulo vicioso sin fin...

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja...super metiche en verdad, pero estaba googleando "peligros de los calientacamas" y llegue a tu blog.
    Escribes muy bien, te felicito, fue un agrado leerte.

    ResponderEliminar
  10. Yo he amado cada una de sus letras porque tengo un amor sincero, profundo y dependiente de mi "guaipe" un scaldasonno de 1 plaza, es pequeñito porque mi marido no le tiene el mismo afecto que yo y cuando teníamos de 2 plazas olvidaba apagar su lado lo que provocaba que durmiera con la mitad del cuerpo sobre el larguero y el resto colgando. Me llena de alegría saber que no soy la única que lleva constantemente su calienta cama al doctor, a su vez me reconforta el hecho de que no sólo yo dependo de tan magnífico invento.
    Un placer leerlo, saludos

    ResponderEliminar